Por | Jacky V
Columnista destacada En el lente TV
03/28/2023  6:00:50 PM
Escucha este artículo en español

Migrantes que temían ser deportados incendiaron colchones en un centro de detención de inmigrantes en México, provocando un incendio que dejó 40 muertos, dijo el martes el presidente de México.

Fue uno de los incidentes más mortíferos en un calabozo de inmigración en el país.

Horas después de que estallara el incendio el lunes por la noche, se colocaron filas de cuerpos bajo sábanas plateadas relucientes fuera de las instalaciones en Ciudad Juárez, que se encuentra frente a El Paso, Texas, y un importante punto de cruce para los migrantes. Ambulancias, bomberos y furgonetas de la morgue pululaban por el lugar.

Treinta y nueve personas fallecieron y 29 resultaron heridas y se encuentran en estado “delicado-grave”, según el Instituto Nacional de Migración. Había 68 hombres de América Central y del Sur detenidos en las instalaciones en el momento del incendio, dijo la agencia.

El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó el incidente como desafortunado y dijo que el director de la agencia de inmigración del país estaba en el lugar.

“Nunca imaginaron que esto iba a causar esta terrible desgracia”, dijo López Obrador.

Aparentemente, las tensiones entre las autoridades y los migrantes habían aumentado en las últimas semanas en Ciudad Juárez, donde los refugios están llenos de personas que esperan oportunidades para cruzar a los EE. UU. o que han solicitado asilo allí y están esperando que finalice el proceso.

Más de 30 refugios para migrantes y otras organizaciones de defensa publicaron una carta abierta el 9 de marzo que se quejaba de la criminalización de los migrantes y solicitantes de asilo en la ciudad. Acusó a las autoridades de abuso y uso excesivo de la fuerza al detener a los migrantes, y se quejó de que la policía municipal interrogaba a las personas en la calle sobre su estatus migratorio sin motivo.

El alto nivel de frustración en Ciudad Juárez se hizo evidente a principios de este mes cuando cientos de migrantes, en su mayoría venezolanos, que actuaban con rumores falsos de que Estados Unidos les permitiría ingresar al país, intentaron cruzar a la fuerza uno de los puentes internacionales hacia El Paso. Las autoridades estadounidenses bloquearon sus intentos.

La agencia nacional de inmigración dijo el martes que “rechaza enérgicamente las acciones que llevaron a esta tragedia” sin más explicaciones sobre cuáles podrían haber sido esas acciones.

En los últimos años, a medida que México ha intensificado los esfuerzos para detener el flujo migratorio hacia la frontera de EE. UU. bajo la presión del gobierno estadounidense, la agencia ha luchado contra el hacinamiento en sus instalaciones. Y los calabozos de inmigración del país han visto protestas y disturbios de vez en cuando.

En octubre, migrantes en su mayoría venezolanos se amotinaron dentro de un centro de inmigración en Tijuana que tuvo que ser controlado por la policía y tropas de la Guardia Nacional. En noviembre, decenas de migrantes se amotinaron en el centro de detención más grande de México en la ciudad sureña de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. Nadie murió en ninguno de los incidentes.


Agenda tu cita : Tel (203) 939 9666