• November 1, 2023
  • Delci Jackeline Carvajal
  • 0

El Día de los Muertos, o “Día de los Difuntos”, es una de las festividades más emblemáticas y coloridas de México. Aunque a menudo se asocia con imágenes de calaveras y catrinas, esta celebración tiene raíces profundas que se remontan a las civilizaciones prehispánicas de México, como los aztecas y los mayas. El Día de los Muertos es un ejemplo de sincretismo cultural, donde las creencias indígenas se mezclaron con la influencia católica española después de la conquista del país.

Las raíces prehispánicas del Día de los Muertos:

Antes de la llegada de los conquistadores españoles en el siglo XVI, los pueblos indígenas de México tenían una rica variedad de creencias y prácticas relacionadas con la muerte. Los aztecas, por ejemplo, celebraban un festival llamado “Mictecacihuatl” en honor a la diosa de la muerte, Mictecacihuatl. Este festival solía llevarse a cabo en el noveno mes del calendario azteca, alrededor de agosto. Durante esta festividad, los aztecas realizaban ofrendas a los muertos y organizaban rituales para honrar a sus seres queridos fallecidos.

Los mayas, en la península de Yucatán, también tenían festividades relacionadas con la muerte. Celebraban el “Hanal Pixán” o “Comida de las Ánimas”, una celebración similar al Día de los Muertos actual en la que se creía que las almas de los muertos regresaban para visitar a los vivos. Ofrendaban alimentos y bebidas a los difuntos y creían que estos actos de generosidad ayudarían a las almas en su travesía.

La influencia de la conquista española:

La llegada de los españoles a México en el siglo XVI marcó el inicio de una fusión cultural. Los conquistadores introdujeron el catolicismo y sus propias tradiciones relacionadas con la muerte, como el Día de Todos los Santos y el Día de los Fieles Difuntos. Estas festividades se celebraban en honor a los santos y los difuntos, respectivamente, y se llevaban a cabo el 1 y el 2 de noviembre.

Con el tiempo, estas festividades católicas se mezclaron con las creencias y tradiciones indígenas mexicanas. El resultado fue una celebración única que conservó elementos de ambas culturas y se convirtió en lo que hoy conocemos como el Día de los Muertos.

La celebración actual del Día de los Muertos:

El Día de los Muertos se celebra con gran entusiasmo en todo México y en muchas comunidades de descendientes mexicanos en el extranjero. La festividad combina elementos religiosos y profanos, y es un momento para honrar y recordar a los seres queridos fallecidos.

Durante el Día de los Muertos, las familias construyen altares de ofrendas en sus hogares y en los cementerios. Estos altares suelen estar decorados con flores, velas, retratos de los difuntos, objetos personales y alimentos favoritos de los fallecidos. Las familias también visitan las tumbas de sus seres queridos, donde realizan limpiezas y decoran las tumbas con ofrendas similares.

Una de las imágenes más icónicas del Día de los Muertos es la calavera o “calaca”. Estas calaveras suelen ser de azúcar o chocolate y están decoradas de manera colorida. También se realizan desfiles y festivales, donde la gente se viste con disfraces elaborados y calaveras maquilladas en sus rostros.

En resumen, el Día de los Muertos en México es una celebración que combina la herencia prehispánica con la influencia católica. A lo largo de los siglos, ha evolucionado en una festividad única que celebra la vida y la muerte, honrando a los difuntos y manteniendo viva la memoria de quienes nos han dejado. Es una muestra del profundo respeto y amor que los mexicanos tienen por sus antepasados y una expresión colorida y vibrante de la cultura mexicana.


Agenda tu cita : Tel (203) 939 9666